El Tosa Inu

La raza canina conocida como Tosa Inu es originaria de Japón, país que la vio nacer a mediados del siglo XIX y que, con los años, la mejoró a través del apareamiento con distintas castas occidentales de gran tamaño. De acuerdo a las investigaciones relacionadas al surgimiento y particularidades de este clan, para darle vida al Tosa Inu se utilizaron ejemplares de bulldog, mastiff, pointer alemán, gran danés, san bernardo y bull terrier.

A raíz de los múltiples cruzamientos, se logró una familia de perros de instinto combativo, apariencia robusta, temperamento audaz y dotados con un gran sentido de la fidelidad que los lleva a exhibir una temible agresividad cuando sienten que sus amos están en peligro.

El Tosa Inu es una mascota de pelo corto, cuerpo musculoso, orejas caídas (de aspecto colgante), nariz grande, mandíbulas fuertes y patas compactas. Los machos, por lo general, alcanzan una altura de sesenta centímetros, mientras que las hembras son apenas un poco más pequeñas. Sobre el peso, hay expertos que aseguran que aquellos ejemplares criados en su tierra de origen oscilan entre los 35 y los 55 kilogramos. Fuera de Japón, es posible hallar integrantes de esta raza de entre 60 y 100 kilogramos.


Antes de iniciar la búsqueda de un Tosa Inu, todo futuro amo deberá tener en cuenta el estilo guardián de esta bella raza, así como también deberá evaluar el espacio del que dispone para criarlo y las características de la familia que lo elegirá como nuevo integrante. Al respecto, hay que decir que por su predisposición a defender su territorio y entorno, el Tosa Inu exige a sus amos una responsabilidad extra en relación a otras razas ya que deberá estar bien educado y permanecer en un ambiente con medidas de seguridad adecuadas para no convertirse en protagonista de situaciones dramáticas basadas en ataques indeseados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.